Identificarse

Acceso Privado

Username
Password *
Recordar
Está aquí: InicioCapilla

capilla

 

C5       La cofradía penitencial de la Quinta Angustia edificó, en los solares del Corro de Santa María, un relevante complejo arquitectónico capaz de facilitar el desarrollo de una cofradía incipiente e importante en la historia y el arte de la Ciudad de los Almirantes. Artistas destacados trabajaron en la construcción y ornato de la iglesia, en las dependencias administrativas, en el hospital para asistir a pobres, en el salón para guardar los pasos y en otros recintos menores. El Salón de Pasos, donde se custodian los dos voluminosos conjuntos procesionales de la Crucifixión del Señor y del Descendimiento de la Cruz, es el único de los edificios conservados de la desaparecida Penitencial, cuyo dintel así lo testimonia con el escudo y el año de 1664.

El Salón de Pasos es un edificio que consta de un solo espacio diáfano, de planta rectangular, en cuya fachada, de piedra sillar, se dispone una puerta adintelada de grandes dimensiones flanqueada por dos vanos redondos. En 1918 los hermanos acordaron transformar el salón en una capilla para poder oficiar el culto a Cristo ante la presencia de la Cruz. El edificio necesitó de una serie de arreglos y de retablo, con la advocación a Jesús Atado a la Columna, para dignificar el espacio sagrado. La inversión fue sufragada con las aportaciones de los hermanos, donativos y con la ayuda de la Iglesia de Santa María. En años sucesivos, las cofradías de la Crucifixión y del Descendimiento intervinieron de forma puntual sobre el edificio, hasta que, a finales del siglo veinte, se procedió a la restauración y mejora de la estructura arquitectónica en fachadas, techumbre y elementos interiores, para salvaguardar la conservación de los preciados conjuntos escultóricos y el oficio litúrgico de la Capilla con una nueva mesa de altar tallada, en tomo, a la cual, congregar a los cada vez más numerosos cofrades.

El emblemático edificio presencia, cada primer domingo del mes de mayo y siempre que fallece un hermano o hermana de la Crucifixión o del Descendimiento la celebración de la Eucaristía, además de protagonizar, cada tarde de Viernes Santo, la espectacular salida de los pasos grandes de estas dos Hermandades, en la que se contempla cómo los hermanos movidos por la fe, la devoción y la tradición sacan a pulso los pesados pasos, siguiendo las órdenes precisas del cadena, hasta lograr traspasar el dintel de la puerta y elevarles hasta el hombro para recorrer las porticadas calles riosecanas. 

 

C1 C2 C3 C4 C10
C6 C7 C8 C9 C11

 

 

fotosVisita nuestra galería fotográfica y descubre nuestra Semana Santa

videoRevive los momentos más emocionantes en nuestra Videoteca

juntalocalssayuntamiento

Free business joomla templates