Identificarse

Acceso Privado

Username
Password *
Recordar
Está aquí: InicioMultimediaMúsica en la Semana SantaElogio a Cristo Crucificado

elogio

Escrito por el autor de la composición D. Pablo Toribio Gil

       Fue Don Javier Ubal, secretario de la hermandad de “La Crucifixión” quien me solicitó una composición en abril elogiode 2008 para “el baile” de nuestro Santo Paso. Yo acepté este encargo con mucha ilusión a pesar de la enorme responsabilidad que me suponía hacer algo tan importante para “El Longinos”. Tras un estudio de las marchas riosecanas interpretadas a mediados de siglo y un planteamiento de una composición no demasiado larga, con el fin de que música y baile comenzasen y acabasen prácticamente a la par, comencé mi trabajo.
Un primer fragmento está orientado a unos acordes suaves y misteriosos, con la misma distribución instrumental, similar agógica y de parecida dinámica que nuestra querida Marcha Fúnebre a la Muerte de O’Donnell, es un recuerdo a la misma, donde quise que la música armonizara las palabras de El Cadena.
La segunda sección comienza con un fuerte acorde en Re menor (símbolo del momento de La Crucifixión) y un ritmo marcado que ayude al cofrade a mecer el paso.
Una tercera sección, más melódica, está inspirada en las marchas fúnebres que tantas veces he escuchado en mi niñez en la rúas riosecanas (básicamente construidas mediante melodías sencillas con figuras de corta duración).
Un cuarto pasaje, en donde se combinan los modos mayor y menor, hecho al parecer frecuente en las marchas procesionales riosecanas que se tocaron poco antes de mediados del siglo XX (según un estudio que he realizado sobre diversas composiciones de tal época) expongo sobre el papel pautado la siguiente indicación:

“Sumamente suave, dejándose escuchar el entrechocar de las horquillas” 

Y, es que la resonancia de las horquillas sobre el pétreo suelo de las calles riosecanas es uno de los sonidos más emblemáticos de la procesión. Tras esta sección, llega un pasaje grandilocuente, con el que la música, ahora en fortísimo y con la melodía llevada por la sección de viento metal más grave, se procura, y se consigue de algún modo que el cofrade saque fuerza de flaqueza y aguante el baile, unos instantes más.

Finalmente, tras un acorde plagal, de carácter improvisatorio, se pone fin a esta obra.
En resumen, es una marcha limitada en tiempo, recreada desde las marchas procesionales que antaño sonaron en Medina de Rioseco y planteada para ayudar rítmicamente al cofrade.  Es una marcha que ha sido escrita desde el corazón en memoria de aquellos cofrades que ya no están entre nosotros.

 

Elogio guiones  

        

fotosVisita nuestra galería fotográfica y descubre nuestra Semana Santa

videoRevive los momentos más emocionantes en nuestra Videoteca

juntalocalssayuntamiento

Free business joomla templates